30 dic. 2010

Sueños

Hay gente que no recuerda sus sueños, yo a veces sí. Esta noche he soñado, mucho, intensamente.

Lo que a mí me ocurre sí que tengo la certeza de que le ocurra a los demás y es que los sueños son capaces de afectar a mi estado de ánimo, cuando son intensos, cuando son tan nítidos que los vives como si fuesen realidad.

He soñado que se moría un familiar cercano y esa mañana me levantaba fatal, con mucha angustia. He soñado que tenía un accidente y me he levantado conmocionado y asustado. He soñado que me enamoraba de una persona y esa mañana, me levantaba pensando en ella de otra forma. He tenido sueños X y me he levantado excitado… y así con muchas cosas.

Es cierto que a media mañana, esas sensaciones se van olvidando, se van difuminando y lo que en un principio me alteraba, poco a poco desaparece por completo, incluso llegando a olvidarlo.

Esta noche he soñado con él, con ese amigo que durante muchos años camina a tu lado, ese amigo que por algún motivo desconocido, se va alejando, pero muy poco a poco. Es tan sutil ese alejamiento que no lo percibes de inmediato, pero llega un día que duele y eres consciente de que lleva doliendo más tiempo del que te imaginabas.

Hace un año que se acabó nuestra relación, un año y unas semanas. Hoy he soñado con él y me he levantado con una sensación extraña.

Se acabó, por muchas cosas, por muchos desencuentros, por muchas sensaciones, por muchos malos gestos, porque se desgastó nuestra relación. Hace un año dije basta. Al principio fue duro, me dolió, pero aguanté. Con el paso del tiempo, a pesar de recordar toda esa vida con tristeza y nostalgia, me di cuenta de que estaría mejor así y lo sigo pensando. No había solución posible, ni tampoco voluntad por solucionarlo.

Hoy soñé que estaba tomando algo en una terraza y de repente le veía al lado, hablando por teléfono, le habían dado una gran noticia y estaba eufórico, tanto que se podía oír perfectamente lo que decía.

Mis sensaciones eran contradictorias, por una parte me sentía incómodo de estar allí. Otra parte de mí, viendo su alegría, quería levantarse y felicitarlo. Finalmente fue lo que hice. El caso es que fue bonito, nos miramos, nos alegramos, nos sentimos cercanos como si el tiempo no hubiese pasado, como si nos echásemos de menos.

Soñar algo así, es una putada. Sueñas con la persona que era, aquella que fuiste perdiendo con el paso del tiempo, aquella a la que echabas de menos. No sueñas con la persona que “rompiste” hace un año, que ya no era así. Pero… soñar esto, hace que te levantes desconcertado, porque falta algo en tu vida y ese algo….solo está en tus sueños.

24 dic. 2010

All I want for Christmas is you

Cuando eres un niño, y más un niño entre los 80 y 90, vives condicionado por lo que te bombardean en la tele y, en esa época, lo que nos metían por los ojos eran las películas americanas navideñas, en las que la familia se reúne por Navidad, todo es felicidad, paz y amor.

Uno, que es pequeño y muy influenciable, se traga todo eso y se crea un mundo de fantasía, en el que Santa Claus baja por una chimenea, los deseos se cumplen, la gente se quiere más que nunca, nieva en la calle, etc, etc.

Con tanto espíritu navideño enlatado, la época se convierte en mágica y estás deseando que lleguen estas fechas, para que todos esos momentos que tanto deseas, se cumplan y todo sea maravilloso.

Con el paso de los años, cuando uno se va haciendo poco a poco mayor, piensas en esa época como el momento ideal para salir de fiesta y disfrutar con los amigos, el espíritu navideño se va difuminando, va transformándose en un espíritu fiestero.

Sigues haciéndote mayor y ya no sientes muchas de las cosas que sentías, incluso sientes otras nuevas, no tan bonitas, sino más tristes, más nostálgicas. Echas en falta a gente que ya no está, recuerdas años pasados con sonrisa triste y añoras aquella época en la que eras niño y todo tenía mucha más magia.

Pese a todo, cada año se renuevan ilusiones, una pequeña parte de ese espíritu regresa a ti, aunque sólo sea por unos momentos y te sientes de nuevo como un niño. Cada vez dura menos, pero es bonito sentir eso de "huele a navidad". Es bonito pensar en comidas familiares idílicas, en gente que llega a última hora para poder estar con los suyos, en las luces del árbol, de la calle.

Es hora de alimentar esos resquicios que quedan de aquel niño, a base de obsevar la ilusión en los ojos de las nuevas generaciones. Los niños son los que mantienen vivos los sueños y nosotros, a través de ellos, no dejamos nunca de ser niños.

Espero que todos disfrutemos de la mejor manera posible estos días, que parecen ser tan propicios para reencuentros, para reconciliaciones, para nuevos propósitos y reactivación de propósitos pasados. Ojalá todos tengamos al menos un momento de felicidad estos días, os lo deseo de corazón.

Felices Fiestas!!!

20 dic. 2010

Joyas callejeras

Siempre me ha gustado la música, siempre me ha gustado la expresión de sentimientos a través de una canción, de una letra, de una carta de amor o simplemente de una melodía. Me gusta dejarme atrapar por los sonidos que me rodean cuando estoy en un lugar mágico y hace bien poco he podido disfrutar de uno de esos momentos que guardas en un rinconcito de ti y no olvidas jamás.

Mientras pienso qué escribir sobre Roma, os dejo esta pequeña joya que me encontré un soleado domingo de noviembre, caminando por las calles de la ciudad eterna. Mientras todavía resonaban en mis oídos los ecos de la Fontana di Trevi, aún maravillado por su increíble majestuosidad, justo al llegar a la Piazza della Rotonda, en dónde se muestra imponente el Panteón de Agripa, ahí, como si nada, como si no importasen las miles de personas que pasaban por delante, estaba este chico, tocando para nadie, o para todos a la vez.

Yo fui el único que se paró a verlo, a escucharlo, a grabarlo, porque esa voz tan dulce me cautivó desde el primer segundo. Cada vez que veo el vídeo, me gusta más, pero ahora no tengo la suerte de estar en ese lugar tan mágico. Ahora estoy delante de mi ordenador y sólamente mis recuerdos y mis sensaciones me transportan a tantos kilómetros de distancia.

Siempre he tenido el sueño de tocar la guitarra, desde niño. Hace un par de años decidí comprárme una con la intención de aprender, al fin. En un par de semanas, hará un año que comencé las clases, sólo una hora por semana, quizás no mucho. Ahora puedo decir, después de tantos meses, que ya toco esta canción, a la que espero sigan muchas más.

Siempre que suenen estos acordes de Scorpions y su Wind of change, recordaré al chico italiano, recordaré ese viaje y recordaré que un domingo de noviembre estuve cautivo por unos minutos, mientras el mundo seguía girando.

10 dic. 2010

Vivir en la ignorancia

Hay un dicho que reza “en la ignorancia está la felicidad” y en cierto modo es una verdad como un templo, lo que ocurre es que el ser humano es curioso por naturaleza, le gusta saber, le atrae lo desconocido y por eso disfruta cuando recibe información. Si esa información tiene un componente de secretismo o de confidencialidad, mejor que mejor, más interesante nos parece.

No me considero una persona cotilla. Me importan, más bien poco, los problemas domésticos, económicos, sentimentales o de alcoba de los demás, ya sean famosos, famosillos, anónimos o vecinos del piso de arriba. La mayoría de las veces me entra por un lado y me sale por otro, en algunos otros casos puedo soltar un “hay que joderse”, pero poco más.

Suelto todo este rollo porque el asunto de Wikileaks está de actualidad latente y a mí me da mucho que pensar la reacción que provoca en la gente.

Son muchos los que opinan que tanta transparencia es buena, que favorece el desarrollo de una sociedad democrática, para que los asuntos del poder no se presten a las más oscuras maquinaciones, en las que todo vale.

Por otra parte, otros muchos opinan que esas cosas es mejor no conocerlas, no saber cómo se cocinan estos asuntos, ya que eso perjudica a los “cocineros” en su labor y el fin que se persigue puede verse comprometido por las formas que se emplean en su búsqueda.

Me parece un debate muy interesante, en el que los argumentos de ambas partes tienen fundamentos sólidos para imponerse sobre la opinión contraria. Ni yo mismo tengo muy claro el bando en que posicionarme.

Para poner un ejemplo tonto, recurro a los padres (Estados), a los hijos pequeños (Ciudadanos) y los regalos de navidad (asunto peliagudo):

Los padres manejan un asunto importante para los hijos, con el mayor de los sigilos, conspirando en las fechas previas para lograr el éxito en la misión (Los regalos de reyes). Los hijos que algo sospechan, por lo que le dicen sus compañeros del cole, porque las cosas no cuadran mucho (hay que ver la de casas que visitan estos reyes magos en una sola noche!), porque ven los regalos en las grandes superficies y a padres llevándoselos en sus carritos de la compra….

Para esos niños pequeños, lograr descubrir la verdad que existe detrás de esto de los reyes magos o de Papá Noel, es un reto, les intriga y quieren descubrir qué hay más allá de las explicaciones paternas… y cuando lo logran y les pillan con las manos en la masa… es un momento de triunfo, de gran satisfacción por ser más listos que el hambre…. Pero a los 5 segundos se dan cuenta de que eran mucho más felices pensando en la magia, los magos, los renos, las barbas blancas, los calcetines en la chimenea y en esa ilusión que año tras año les hacía vivir estas fechas con emoción….y que nunca más volverá del mismo modo.

Yo descubrí que no existían los reyes magos a los 5 años…. Ojalá hubiese sido mucho más tarde…..

3 dic. 2010

Atascado

Estoy atascado, tengo ganas de escribir sobre el viajecito a Roma, pero a la vez no sé cómo hacerlo.

Ya he escrito un borrador, pero se me ha quedado muy extenso y es que no sé cómo plantearlo, si en plan descriptivo de todo lo que vi, o bien plantear las sensaciones que tuve y sin entrar en valoraciones de lugares.

Otra opción es escribir varias entradas,una por cada sitio mágico en los que tuve la suerte de estar... no lo sé.

Y mientras tanto... sigo atascado. Es como si no me saliesen ideas de las que hablar, mientras no me quite de encima la entrada del viaje.

Tampoco os comento demasiado, estoy espeso y no aporto demasiado... será el frío...

El dueño de la blogosfera va a echarme a la calle por petardo y aburrido, lo veo venir.

Feliz puente a todo el mundo.

Esta es la canción que he empezado a aprender con la guitarra esta semana y es que mi profe es muy ochentero.... igual que el alumno.

22 nov. 2010

El retorno

Pués sí, aquí estoy... de vuelta al mundo real, después de unos días de desconexión.

He estado 2 semanas de vacaciones, dentro de las cuales he pasado unos días en Roma y la verdad es que desde que he vuelto, por unos motivos o por otros no me he puesto al día.

Tengo muchas entradas por leer y por supuesto también entradas por publicar, supongo que la más importante la de mi viaje.

Poco a poco iré poniéndome al día y leyendo qué es lo que se cuece por el mundo bloggeril y reorganizando mi vida después de esta desconexión total, en la que me han pasado muchas cosas.

Saludillos para tod@s

31 oct. 2010

Los viejos tiempos

Esta noche nos hemos reencontrado los viejos amigos de la universidad, unos cuantos años después. A algunos no los veía desde hace 7 u 8 años, a otros no tanto, unos meses o un par de años.

Hemos estado en la casa de uno de ellos, como en los viejos tiempos, con unas copas y muchas risas. Por momentos parecía que no había pasado el tiempo y que aquellos chicos con millones de ilusiones y de cosas por hacer, apenas habían cambiado. Por momentos ha sido mágico.

La vida nos ha ido cambiando o nosotros hemos ido cambiando con la vida. Hay dos bodas para el años que viene y me imagino que tampoco tardarán mucho en llegar los niños. Pero lo mejor de todo, es que nos veíamos a los ojos y es como si nos hubiésemos visto ayer.

Ha sido una noche lluviosa, pero mágica, llena de propósitos de no dejar pasar tanto tiempo hasta la próxima vez.

Forman parte de mi vida y yo de la suya y tenemos un pasado en común que comienza muchos años atrás.

Hoy tengo una extraña sensación de nostalgía, que en esta ocasión no me hace sentir triste, sino afortunado por revivir momentos como los de ayer.

Por muchas cosas, esos años universitarios fueron los mejores años de mi vida, no está mal que de vez en cuando pueda darme el gustazo de recordarlo junto a la gente que también compartió muchos de esos momentos.

13 oct. 2010

Colecta

Si bien no era mi intención publicar una entrada hoy, acabo de leer una noticia en la prensa que tengo que compartir o reviento.

Aquí la transcribo tal cual aparece:

PIDEN EN UNA HOMILÍA EN A CORUÑA «DIEZ EUROS PARA PAGAR EL VUELO DEL PAPA A SANTIAGO»

Un coruñés afirma que varias personas abandonaron la iglesia de San Jorge ante la petición del párroco.
«Este domingo, el cura de San Jorge ha animado a los fieles a contribuir con diez euros para pagar el vuelo de su Santidad a Santiago. Hubo quien se fue indignado, claro, y hablo de buenos cristianos. No quiero censurar la actitud de este religioso para que no se piense que soy anticlerical, pero creo que estas actitudes perjudican la ya dañada imagen de la Iglesia.» Según ha sabido Lavozdegalicia.es, la recaudación de los donativos del pasado domingo 10 de octubre en la diócesis de Santiago, estaba destinada a sufragar los gastos de la visita del Papa a Compostela.

La firma Arturo Vázquez

Me surgen varias preguntas al respecto:

• Si el vuelo es con Ryan Air, tampoco será necesario pedir mucho dinero, no?
• Habrá que entregar también un donativo para la gasolina del Papamóvil?
• No le llega a la Iglesia la recaudación recogida en España entre IRPF, donativos, domunt, cepillo, etc, que en 2009 fue de, aproximadamente 15.100.000.000 € de nada? Y esto sólo en España….
• Como piensan entregar el dinero después? Se lo pasarán a las administraciones que tienen que gastar una pasta en organización o directamente se lo envían al secretario del Papa, para que coja los vuelos en internet?
• Se puede tener más caradura?
• A pesar de todas estas cosas, la gente sigue limpiando su alma dándoles dinero a estos impresentables?
• Realmente creen que este es el peaje que tenemos que pagar por entrar en el reino de los cielos?

11 oct. 2010

MEME

Pues así sin comerlo ni beberlo me ha caído otro premio…aunque lo difícil es que no pase, ya que nos los estamos repartiendo entre todos, así que no me voy a sentir especial porque me lo hayan dado.
Aún así, Perla… muchas gracias, no sólo por el premio…sino por escribir esas entradas tan adictivas y que hacen que siempre queramos más.
Elly, el MEME es cosa tuya, así que allá vamos. Es la primera vez que hago una cosa de estas, así que no sé qué tal saldrá.



¿Te llevas bien con tu suegra?

El día que la conozca lo sabré…

¿Cuál es tu reto?

Ser un poco mejor cada día.

¿Qué dirías a tu jefe si te tocara la lotería?

Ha sido un placer, te deseo suerte en la vida, pero no acudas a mí si necesitas algo, creo que ya te lo he pagado todo con creces.

¿Qué harías si descubrieras que alguien te está mintiendo?

Soy una persona muy sincera, quizás a veces hago daño, porque no me gusta mentir, ni aunque sean mentirijillas. Por eso espero lo mismo de los demás, no me gusta que me mientan, es una de las cosas que más me puede doler. Es posible que si lo descubro, cómo mínimo pida explicaciones y no sé si me valdrían.

Si se quema la casa y solo puedes salvar una cosa ¿qué salvarías?

Supongo que las fotos, esas que no se podrían recuperar. También tengo una caja con entradas de cine, de conciertos, de cosas especiales, que significa muchos años de recuerdos… no sé cuál de esas dos cosas cogería.

Entras en un sitio con mucha gente ¿qué haces?

Pues depende de lo que haya ido a hacer, si he quedado ahí, por algo será, si no es así… igual doy media vuelta y me voy.

Ves el vaso medio lleno o medio vacío

Pues el vaso por dónde esté, si está por la mitad, el vaso está mediado, ni medio lleno, ni medio vacío. Soy realista, ni optimista, ni pesimista. Me gusta ver las cosas como son de verdad.

Te encuentras una lámpara mágica ¿qué tres deseos pides?

Yo siempre he pensado que uno de los deseos sería tener deseos infinitos, no sé si colará. Y si no… pues supongo que salud, amor y dinero.

¿Qué te llevó a escribir un blog?

Pues las ganas de contar cosas de mi mundo, del mundo que ven mis ojos, de lo que yo pienso acerca de las cosas que me rodean, al fin y al cabo, de las cosas que se puede ver desde mi ventana.

Si fueses un dinosaurio ¿cómo te llamarías?

Puf, no comment. El velociregalp??

¿Querrías cambiar algo de tu pasado?

Soy lo que soy, por lo que he vivido, así que asumo las consecuencias. Seguro que hay cosas que haría de otro modo, pero he aprendido a superarlas, así que ahora mismo lo pasado, pasado está.

¿Cuál es tu sueño?

Ser feliz

¿Qué es lo más vergonzoso que has hecho?

Tengo un gran sentido del ridículo, así que he hecho pocas cosas vergonzosas. Una cosa vergonzosa en el mal sentido, fue que siendo crío, con unos amiguetes, le rayamos el coche a una chica, porque hablaba mal de nosotros. Aquello no estuvo nada bien.

¿Con qué primera vez de tu vida te quedas y por qué?

Complicado, no lo sé. Hay muchas primeras veces, muchos momentos que son especiales por haber pasado por primera vez, aunque no fuesen gran cosa. Creo que la primera vez que hice un trayecto largo sólo en mi coche, lo recuerdo perfectamente y fue especial. Seleccioné las canciones que quería llevar en mi primera banda sonora automovilística.

¿Alguna vez has estado de pie bajo la lluvia, con los ojos cerrados, simplemente, o has pasado un tiempo mirando a la Luna, o las olas, o la puesta de sol?

No soy un animal acuático, así que lo de lluvia, como que no. El resto sí, muchas veces… ver las estrellas en verano, o la luna llena, el mar y su sonido relajante, una puesta de sol preciosa que se pierde en el océano… Galicia es maravillosa.

Si pudieras viajar en el tiempo ¿a dónde irías y por qué?

Pues a muchas fechas significativas de la historia. El descubrimiento de América, a la noche en la que el hombre pisó la Luna, a muchos momentos… Supongo que si escogiese una época, sería de la Jesucristo, ya que me intriga todo lo que pasó allí. Será por haber leído “Caballo de Troya”….

Si te reencarnaras en un animal ¿cuál te gustaría ser?

Uno que pueda volar, me encantaría volar.

¿Qué no falta nunca en tu bolso?

Pues aunque no soy una chica, en la época en la que no llevo chaqueta con sus bolsillos, llevo un bolsito de chico y ahí dentro… va de todo. Pañuelos, bolígrafo, los móviles, el tabaco, mecheros de repuesto, notas de papel…

8 oct. 2010

Esta noche ha cambiado mi vida

Esta noche mi vida a dado un vuelco, ya nada volverá a ser como antes.

Después de muchas dudas, de pensarlo friamente, incluso de comentarlo con la gente que me rodea, finalmente esta noche me decidí a hacer un cambio necesario en mi vida. Un cambio que días que rondaba mi cabeza. Cada mañana al levantarme venía a mi mente ese debate interior y ayer tuve la valentía suficiente.

La noche del 7 al 8 de octubre de 2010, he vuelto a poner la funda nórdica en la cama.

Y es que no soy muy friolero, esa es la verdad, pero últimamente las noches han refrescado bastante en Galicia y solo con una sábana y una colcha... he estado levantándome con un poco de frío. Así que ayer, me decidí y he dormido genial.

Sé que para muchos será una chorrada, pero ya que últimamente no tengo ni mucho tiempo, ni muchas cosas interesantes que contar, aquí os dejo la última decisión trascendental de mi vida.

Saludos y buen fin de semana a tod@s.

24 sept. 2010

Sobre lo anti

Os dejo un artículo de Juanma Iturriaga, que plantea una visión muy interesante sobre nuestra sociedad, en la que todo tiende a los extremos.

No me gustaba el juego de EEUU, luego soy antiamericano
No me gustaba el juego de España, luego soy antiespañol
Critiqué el fichaje de Mourinho en fondo y forma, luego soy antimadridista
Fui jugador del Real Madrid, luego soy anticulé
Pienso que Claver está verde y Marchena a veces se le iba la pierna, luego soy antivalenciano
Me parece bien que Carlos Suarez vaya al Madrid, luego soy antiestudiantes y antiequipos pequeños
No me gusta la parafernalia militar, luego soy antimilitarista
Abogo por otro tipo de energías, luego soy antinuclear
Recomiendo el uso de anticonceptivos, luego soy anticatólico
Creo que Israel hace de vez en cuando auténticas salvajadas, luego soy antisemita
El pañuelo por obligación en la cabeza de las mujeres me parece discriminatorio y hasta vejatorio, luego soy antiislamista
El llamado “mercado” me pone los pelos de punta, luego soy anticapitalista
Soy del Athletic, luego soy anti-Real
Me sigue gustando Paco González, luego soy anti-SER
Trabajo en la Sexta, luego soy anti-Grupo Prisa
Trabajo en el Grupo Prisa, luego soy anti-Sexta
No soy del PP, luego soy anti-PP
Creo que el PSOE no lo está haciendo bien, luego soy anti-PSOE
Esquío, luego soy anti-snow
No me gustan los toros, luego soy antitaurino
A veces se me cuela un envase en el cubo de la basura orgánica, luego soy antiecológico
Leo El Pais, luego soy anti-El Mundo
Me gusta Messi, luego soy anti-Ronaldo
La globalización tiene sus inconvenientes, luego soy antiglobalización
No soy nacionalista, luego soy anti-nacionalista
Uso Mac, luego soy anti-PC

¿Cómo puedo ser tantas veces anti y no estar loco? Porque resultan indiscutibles todas estas premisas. El que detrás de una crítica, una inclinación o un posicionamiento no vea mala intención, prejuicios y resentimientos hacia las otras opciones es que no comprende nada. Los pros y los contras siempre esconden un anti.

Pues va a ser que no. Cierto que se nos está empujando hacia eso, que las posturas no extremas o contundentes se asocian a la debilidad, que muchas veces nos obligan a tomar partido sin que tengamos intención ni veamos necesidad de hacerlo, pero me niego a ello. Me niego a que de una opinión se saque un tratado, que de una postura se tengan que derivar automáticamente otras muchas.

Dicho esto con la nula esperanza de que todos aquellos ven antis en donde solo hay discrepancias reflexionen sobre lo exageradas, partidistas y ventajistas que resultan muchas veces sus posturas.

15 sept. 2010

El otro lado de la cama

Tengo una teoría, que ya conoce la gente que me rodea y es que el ser humano no está creado para que duerma en la misma cama que otro. Me explico…

Para dormir, lo que se dice dormir a gusto y bien, uno necesita dormir sólo, sin duda la mejor opción. Está muy bien lo de dormir con tu pareja, o tu rollete (esto quizás no tanto, igual es mejor que se pire... no sé), incluso con algún amigo o amiga si se da la circunstancia, pero lectores… uno cuando mejor duerme es cuando duerme sólo.

Cuando uno tiene pareja, ya sea estable o temporal (en el sentido más amplio que le podamos dar a la palabra temporal), suele compartir cama con ella. En un principio sólo de vez en cuando y con el tiempo, es posible que a diario. A ver… eso está muy bien al principio, pero después… es un coñazo.

Mientras es sólo de vez en cuando, pues mira, da igual. Lo das por bueno, es diferente, es especial. Pero cuando se convierte en algo diario, o más habitual… uno se da cuenta que el mejor momento es cuando tu pareja se levanta y te deja toda la cama para ti solito.

Y es que a mí me gusta, como al que más, lo de los arrumacos y que en las noches de invierno el sueño te atrape mientras te abrazas a tu pareja, sobre todo después de pasar un buen rato, cómo no! Pero eso que es tan bonito, dura un tiempo concreto. Después cada uno llega a su cita con Morfeo y sus sueños y realmente sólo comparte con la otra persona espacio en la cama, un espacio en cierto modo reducido.

Que tu pareja se quede dormida sobre tu pecho, me parece muy tierno… durante un rato. Después el brazo se queda dormido, uno empieza a estar incómodo y es un rollo darse la vuelta y buscar una postura cómoda para dormir. Un rato está bien, pero no toda la noche, eso no es para mí. A todos nos gusta compartir cama… pero al principio, cuando realmente queremos dormir a gusto, mejor solos.

Aunque no sea nada romántico decirlo, el ser humano está hecho para dormir sólo.

10 sept. 2010

Hábitos de lectura

Me gusta leer, desde siempre. Creo que el primer libro que me enganchó siendo un crío fue “La isla del tesoro”, que a pesar de ser “gordo” me enganchó e hizo que mis miedos a tantas páginas fuesen desapareciendo conforme iba leyendo. Por aquel entonces debía tener 12 o 13 años.

Hasta que empecé a trabajar, me leía uno o dos libros al mes, pero después la cosa cayó en picado y acabar un libro se prolongaba durante meses. No podía dedicarle tanto tiempo y leía un poco cada día, o cada dos días, o cada semana…

Este verano ha sido diferente. Me he leído el final del segundo libro de Millenium y el tercero entero en apenas dos semanas. Me ha enganchado muchísimo y me lo he devorado enterito… un poco en la playa, un poco en casa… un poco en todas partes. Me ha encantado volver a tener esa sensación.

De todos modos el motivo de esta entrada no es contar mis gustos literarios, eso, si se tercia lo haré en un futuro, ya que no sé si le interesa a alguien. El motivo de esta entrada es para contaros en dónde se encuentra uno de mis lugares “favorito” para leer.

Me encanta leer en el baño, sí, lo reconozco. En mi anterior casa tenía incluso un revistero, ahora simplemente tengo unas cuantas revistas por ahí y el libro con el que esté en ese momento.

Los que me conocen, ya lo saben, porque ha sido así desde siempre. Me parece que es desperdiciar el tiempo ir al baño sin nada a lo que echar un ojo mientras tanto.

Es algo que hacía ya de crío. Me llevaba los apuntes al baño para seguir estudiando allí, así iba alternando sitios. En la universidad igual… y no era el único.

A algunos les sorprenderá, pero yo no le veo nada de malo, al contrario, estoy muy orgulloso de aprovechar mi tiempo, en lugar de estar mirando al aire. Al fin y al cabo, lo importante es que la gente lea... no?

3 sept. 2010

El síndrome de Pancho

Después de explicar cómo fueron mis veranos en la adolescencia, hoy explicaré lo que llamo como el “síndrome de Pancho”.

Como he dicho en alguna otra entrada, septiembre es, para mí, el peor mes del año. Es un mes muy triste y deprimente, demasiado nostálgico. Y lo es por el llamado síndrome de Pancho.

Cuando el verano tocaba a su fin y sus padres tenían que reincorporarse a sus puestos de trabajo, nuestros amigos veraneantes tenían que volver a sus lugares de origen, a retomar su rutina de vida. Aunque separarse siempre era duro, ellos tenían algunos alicientes y es que volvían a ver a sus amigos de todo el año, después de uno o dos meses sin verlos.

El problema era para aquellos que nos quedábamos, ya que no había amigos nuevos a los que ver, simplemente esperar a que pasase rápido septiembre para volver a las clases y allí sí, volver a ver a aquellos compañeros que no veíamos desde junio. Pero mientras tanto… había que superar el mes de septiembre, sin mucho que hacer, con los días más cortos, con las primeras noches fresquitas, con una tristeza en el ambiente, que parecía que no pasaba nada.

Ese es el llamado síndrome de Pancho, que era aquel personaje de Verano Azul, que era el único que era del pueblo al que iban todos de vacaciones. Pancho seguía trabajando en el pueblo mientras sus amigos se iban a la playa, pero aprovechaba para hacer cosas con ellos en su tiempo libre. Sin embargo, llegado el final del verano, todos se iban y Pancho se quedaba allí, mientras sus amigos volvían a la capital, en dónde seguían viéndose. Pancho no. Pancho no les volvería a ver hasta el año siguiente, mientras seguía pasando por el mismo pueblo, por las mismas calles y mismas playas, en las que un tiempo atrás habían compartido tantas cosas.



Para alguien tan nostálgico como yo, siempre es preferible se el turista, que no el Pancho de turno. No he tenido (hasta que he sido adulto y me he ido fuera a vivir), esa sensación tan especial que tendrían mis amigos el primer día de vacaciones, cuando estaban llegando al pueblo, después de 10 u 11 meses sin verlo. Cuando veían por la ventanilla del coche acercarse su destino. Esa ilusión por ver, después de tanto tiempo a tus amigos, con los que habías mantenido el contacto por carta. No lo he vivido y, en parte, me hubiese gustado.

A mí me ha tocado ser siempre Pancho…

31 ago. 2010

Veranos

Yo soy de un pueblo de Galicia, cercano a Vigo. Un pueblo en el que no hay un número demasiado elevado de habitantes, pero que en la época veraniega se llenaba de gente, no tanto por sus valores turísticos, sino más bien por que regresaban a descansar unos días aquellos que en su momento tuvieron que partir en busca de un destino mejor y buscarse la vida.

Los gallegos hemos sido una gente emigrante desde siempre y en mi pueblo eso no era una excepción. Hace años, los chicos jóvenes (no tanto las chicas), se iban a la capital o al extranjero, en busca de las oportunidades que aquí no tenían y con el tiempo iban echando raíces en esos lugares. Pero los gallegos tenemos lo que se llama “morriña”, esa nostalgia y apego a la tierra que hace que no nos desvinculemos del todo. Así es como siendo ya adultos, con familias ya hechas, siempre volvían, al menos para pasar las vacaciones.

Esas vueltas a la tierra, años después de la partida, provocó que los que estábamos en el pueblo conociésemos a sus hijos o nietos y en muchos casos hiciésemos amistad con ellos.

El verano se convirtió desde ese momento en la época más especial del año, no sólo por las vacaciones, sino porque era cuando podíamos ver a esos amigos que no veíamos el resto del año.

Los días eran muy especiales, al compartirlos con gente que es tan distinta. Gente que vive una vida diferente a la tuya, en una ciudad grande como Madrid o Barcelona, o en otro país, como Francia o Suiza. Para mí siempre fue como un soplo de aire fresco, compartir cosas con gente distinta, que vive cosas distintas, enriquece muchísimo.

Los vínculos que se crearon a lo largo del tiempo han sido fuertes, ya que en muchos casos seguimos manteniendo unos fuertes lazos de amistad, a pesar de que con el tiempo, al hacernos mayores y acceder al mercado laboral, no disponemos del mismo tiempo para compartir. Algunos ya tienen familia y esas familias también tienen sus propios sitios de vacaciones con su propia historia de amistad o de familia, pero a pesar de todo, siempre hay tiempo para una escapada, para vernos o mantenernos en contacto.

En nuestra época no había redes sociales, no teníamos un acceso a los correos electrónicos o a las telecomunicaciones como existe hoy en día, pero a pesar de ello, nuestros lazos se hicieron fuertes y nuestra amistad superó todas esas adversidades.

Estos días de verano he vuelto a compartir cosas con alguna de esta gente, como si el tiempo no pasase, a pesar de que hace ya más de 15 años que nos conocemos. Espero que continúen en mi vida por muchos años más y sigamos compartiendo estos momentos y formando parte de cada una de nuestras vidas.

30 ago. 2010

Premio


Esta mañana he descubierto que Rose le ha dado un premio a mi blog y la verdad es que me ha alegrado el día. No me esperaba algo así y estoy muy agradecido por sus palabras.

El caso es que de un tiempo a esta parte está pasando por mi ventana mucha gente, más de la que hubiese imaginado cuando comencé a escribir cosillas aquí. No era esa mi intención, no busco un blog con tropecientos seguidores y que me obligue a escribir a diario.

Leo muchos blogs, unos me hacen seguir leyendo y otros se quedan en el camino. Sólo comento cuando tengo algo interesante que decir, no escribo por escribir. Con mi ventana pasa lo mismo. No me gusta publicar entradas sólo por poner algo, prefiero pocas, pero con algo que contar.

Por eso hoy estoy muy contento, ha sido una grata sorpresa recibir estas palabras y este premio. Espero que os siga gustando lo que leéis a aquellos que pasáis de vez en cuando por aquí.

Gracias!

26 ago. 2010

Hilo musical

En la oficina tenemos hilo musical, me imagino que como en la mayoría de las oficinas. Los que no tengan hilo musical, tendrán una radio por ahí puesta o incluso la pondrán en el ordenador, vía internet.

El caso es que en dónde nos encontramos ubicados, tenemos una radio que es la que está enchufada al hilo musical y de ahí es de dónde sale la música que oímos. Pues bien, en esta zona apenas se escuchan unas pocas emisoras y preferimos aquellas que tienen música, a las que están sólo hablando, puesto que mientras trabajas no te enteras de lo que dicen.

Una vez expuestas las circunstancias, os puedo decir que no nos queda más remedio que tener todo el día Kiss FM. Diosss, que horror.

Me gusta la mayoría de las canciones, pero a este paso voy a acabar odiándolas, en serio, porque SIEMPRE PONEN LAS MISMAS. Yo creo que no tienen trabajadores, como mucho uno, que es el que pone el cd, o le da al ratón para encender el reproductor, porque no es normal.

Ayer lo comentamos una vez más entre los compañeros y curiosamente una de mis compañeras dijo que a las 12.30 siempre ponen “20 de abril” de los Celtas Cortos. Hace un rato eran las 12.30 y os imagináis qué sonó? Pues sí, la misma.

Yo creo que son bloques de 10 o 15 canciones que van colocando todo el día y así todas las semanas.

No me extraña que en circunstancias semejantes, haya empleados que aparezcan un día con una escopeta y empiecen a tiros.

Lo peor es que muchas de esas canciones me gustaban…