30 abr. 2010

Viernes primaveral

Me encanta la primavera, me encantan los primeros rayos de sol que empiezan a calentar la piel, me gusta cuando llegan las 10 de la noche y todavía no es noche cerrada y el ambiente es cálido...me gusta esta época porque puedes bajar la ventanilla del coche y respirar el olor de la naturaleza, el colorido que tiene todo, con un verde intenso... me gusta mucho disfrutar de estos días, el llegar de mayo, que desprende optimismo...

Hoy estoy un poco tristón, un poco apagado, pese a que la descripción que acabo de hacer de estos días sólo es positiva...pero es viernes, por fin llega la desconexión y sólo espero que el fin de semana sea lo suficientemente bueno, como para desprenderme de esta sensación de tarde de viernes y reciclar cuerpo y mente.

Lo malo de los días así, pese a lo que tiene Perla como norma de cabecera, es que me apetece escuchar canciones melancólicas, tristes, etc... y aunque hay varias opciones que se me han pasado por la cabeza, he seleccionado una increíble.

Hay canciones que te acompañan toda tu vida, hay otras que sólo unos instantes y otras que quedan ancladas en una determinada época o momento y cada vez que las escuchas te transportas inmediatamente en el tiempo. Siempre he asociado canciones a momentos de mi vida, incluso algunas están ligadas por siempre a algunas personas. Como ya escribí en un post anterior, me ocurre lo mismo con los olores...

El caso es que cuando mi estado de ánimo no es el mejor, necesito transportarme por unos instantes, evadirme y con la música consigo muchas veces ese propósito, quizás ese sea el motivo por el que después de tantos años, me decidí a ir a clases de guitarra, para poder generar yo mismo esos momentos y disfrutar de aquellas canciones que me gustan...

Aquí os dejo una canción, en la que se demuestra lo sencillo que es crear un ambiente especial, "sólo" es necesaria una voz increíble, un talento descomunal, un grupito de amiguetes que te hagan los coros y unas cuantas personas que te escuchen un ratito... la verdad es que se me pone la piel de gallina, brutal!!!

8 abr. 2010

Abril

Por sentimiento, por emoción, por nostalgia, por sensibilidad, aquí queda este maravillosa poesía hecha canción, en una soleada tarde de abril...
Triste canción...triste abril...

Nuestro amor era igual
que una tarde de Abril
que también es fugaz
como ser feliz
Pudo ser y no fue
por ser la vida como es
nos dio la vida del revés
Lo ves, lo ves
Nuestro amor era igual
que una mañana sin fin
imposible también
como no morir.
Dejó de ser o será
porque el diablo es como es
juega contigo al esconder
Lo ves, lo ves

Y ahora somos como dos extraños más
que se van si más como
dos extrañosos más
que van quedándose detrás.
Yo sigo estando enamorado
y tu sigues sin saber si lo has estado,
y si te quise alguna vez
lo ves, lo ves.

Después nos hemos vuelto a ver
alguna vez y siempre igual
como, dos extraños más
que van quedándose detrás
este extraño se ha entregado
hasta ser como las palmas de tus manos
Y tú sólo has actuado
yo aún sabiendo que mentías me callé
Y me preguntas si te amé
lo ves, lo ves

Yo que lo había adivinado
y tu sigues sin saber que se ha acabado
Por una vez escúchame
lo ves, lo ves.
Mirándonos aquí diciendo adiós.