22 dic. 2009

Navidad














Luces, adornos, villancicos, “Qué bello es vivir”, “All I want for christmas is you”, imágenes nevadas en las noticias, el champán de algunos afortunados millonarios, los festivales de fin de curso, las caras de los niños, el corte inglés, los regalos, las sorpresas, la familia, los amigos, la nostalgia, la ilusión… eso es la navidad.

De pequeño deseaba que llegase, era lo que había en el punto de mira una vez entrados en el otoño. Recuerdo que siendo muy niño, contaba los árboles de navidad alumbrados que veía de camino a Vigo, iluminándose mi cara cada vez que veía alguno a través del cristal.

Más adelante, se fue perdiendo parte de ilusión, o más bien, se fue transformando. Lo que significaba la navidad, era fiesta con los amigos y vacaciones.

En el ’97, qué gran año (algún día le dedicaré una entrada), volvió a entrar en mi con todo su esplendor, fue un tsunami de emociones, unas preciosas y otras horribles. El espíritu de las navidades había vuelto para quedarse.

Ya ha llovido mucho desde entonces y tengo recuerdos realmente maravillosos de las siguientes navidades, pero ahora se han convertido en el espíritu de las navidades pasadas y lo que provocan en mi es justo lo contrario de lo que hacían.

Hoy me siento un poco triste. A medida que se van acercando, un sentimiento de nostalgia y de tristeza me invade y no soy capaz de quitármelo de encima. En estas fechas todo te obliga a recordar, a pensar en toda esa gente que ya no está a tu lado, en las cosas que compartías con ellos cuando formaban parte de tu vida y eso… es triste. Debería de ser bonito, el tener recuerdos tan buenos, pero la sonrisa que te provocan se parece más a una mueca que a un signo de felicidad. Para una persona nostálgica como yo, en esta época se notan más los vacíos que hay en tu vida, esos huecos que van quedando con el paso de los años.

Supongo que llegarán muchas navidades más a mi vida y espero que lo que provoquen en mi, se parezca más a lo que me hacían sentir antes, que a lo que me hacen sentir ahora, pero mientras tanto sólo quiero que pasen rápido y que se lleven este sensación de soledad tan horrible que me hace estar así.

30 nov. 2009

Aromas

No creo que sea una persona muy sensitiva, al menos no de manera especial, sin embargo hay algo que me marca profundamente a pesar de mi rinitis (no diagnosticada oficialmente), y eso son los olores.

Hay olores claramente identificados, como son los de las comidas, los de los perfumes, el olor natural de nuestra piel...

Es realmente increíble como un aroma puede evocar vivencias del pasado, épocas determinadas de nuestra vida, lugares...

A mi realmente me ocurre y me parece increíble. He vivido lo que es encontrarme con una persona y al oler su perfume, viajar en el tiempo a más de 10 años atrás, recordando claramente una tarde en una cuidad distinta, las sensaciones vividas en un período tan lejano, etc, cosas que no estaban presentes en mi mente desde hacía años y el elemento causante es un aroma, un olor, no una conversación o una imagen.

Es cierto que también nos pasa con algunas canciones, que claramente asociamos a un momento de nuestras vidas, sobretodo a los veranos("Vivir sin aire" verano '94; "these days" y "vulnerable" verano '95; "corazón partío" verano '98; ... y mil más).

De todas formas, ni una canción, ni una foto, provoca en mi las sensaciones que provoca un olor determinado, realmente me siento transportado por unos instantes a ese recuerdo y casi me siento como aquella persona que lo vivió.

También pasa con épocas del año, es más, acaba de pasarme hace tan sólo unos días, cuando al salir del trabajo, con las primeras tardes de frío, sentí claramente el olor a Navidad y ese momento es especial. No había pensado en ello, los días pasan, entre trabajo, clases y cosas varias uno no se da ni cuenta de en qué momento vive y sin embargo, en ese preciso momento, cuando entró en mis pulmones el fresco de la tarde, automáticamente sentí la Navidad, pensé en ella, como si ese aroma me la trajese directamente a mi mente, porque así fue. De golpe pasaron por mi mente imágenes de balcones adornados con luces de colores, gente sentada alrededor de una mesa con un montón de comida y dulces, gorros de papa noel, centros comerciales abarrotados, bufandas y gorros de lana... en apenas unos segundos, como quien copia en un pendrive los archivos de un ordenador, pasó por mi mente todo eso, la verdad es que me sigue sorprendiendo año a año.

También me pasa en primavera, con las primeros atardeceres cálidos. De repente una tarde, casi sin avisar, hueles el verano, hueles como se acerca, como sientes el aroma del mar, de las terrazas, de las noches calurosas, es realmente mágico.

No se si es algo que le pasa al resto de la gente, al menos se que hay una persona que lo vive como yo, que también comparte eso de "huele a navidad", que también siente la cercanía del otoño, cuando en los últimos días de agosto aparece una tarde fresquita que te obliga a ponerte una chaqueta, el otro día cuando sentí ese olor navideño, sabía que en algún otro lugar también había una persona ensanchando sus pulmones y dejandose llevar por sensaciones entrañables.

15 nov. 2009

Camino de Madrid

Hace un año por estas fechas volví de Madrid, para regresar a "miña terra galega". La verdad es que me costó la vuelta, mucho, más de lo que cualquier cambio de residencia anterior. No era solamente por volver, había muchas más cosas en aquel momento que rondaban por mi vida, provocando la mayor época de inestabilidad que he vivido.

Afortunadamente las cosas parecieron ir volviendo a retomar su sitio, unas para mejor, otras quizás no tanto e incluso algunas, para simplemente volver a dónde estaban. Un año después he vuelto a Madrid.

Apenas estuve unas horas, pero fueron suficientes para refrescar en mi sensaciones que había dejado atrás, recuerdos de lo vivido y también, curiosamente, de lo no vivido.
Para mi Madrid significa muchas cosas, de todo tipo. Viví grandes expectativas, pero también grandes decepciones, me sentí muy bien en muchos momentos, pero en otros creí tocar fondo. Madrid siempre será para mi algo muy bueno, pero muy extraño a la vez, ya que allí gané muchas cosas, pero perdí otras de más valor.

Un año después, sus calles siguen igual, su olor, sus rascacielos, su "impersonalidad", su anonimato, su vida, la verdad es que nunca me cansaré de caminar por sus calles, sin embargo, sé que nunca podré hacerlo sin pensar en ese tiempo que estuve allí, sin pensar en todas las cosas que íbamos a hacer y sin embargo se quedaron en el cajón, eso me hace un nudo en el estómago que será dificil que algún día desaparezca. Me queda el sabor amargo de no haber hecho todo lo que íbamos a hacer y, a la vez, la sensación de que ya es tarde para hacerlo, la sensación de que Madrid siempre será un lugar a medias para mi.

Ahora toca cambiar otra vez, en unas semanas toca mudanza y toca, probablemente, un nuevo cambio de sensaciones, de vivencias. Si sigo en dónde estoy, probablemente el cambio sea muy sutil, pero si decido irme a vivir a Vigo, el cambio sea más profundo. Los que me conocéis sabéis perfectamente que me gustan las ciudades, con su vida, su gente por las calles y es probable que me sintiése mejor allí. Aún así, hay cierto temor dentro de mi, a volver a vivir esas sensaciones de vivir las cosas a medias. De todos los planes que monté en mi cabeza hace un año por estas fechas, no son muchos los que se han cumplido, siempre me fijo metas, pero el no llegar a todas provoca esa sensación de estar incompleto.

Espero que estas sensaciones que me asaltan a veces, desaparezcan algún día y de ese modo, pueda disfrutrar de los logros conseguidos, en lugar de lamentar aquellos que no se alcanzan.

"Me acuerdo de ti, camino de Madrid..."

30 sept. 2009

Hay que joderse!

Os dejo un artículo publicado hoy en "20 minutos", que realmente me deja perplejo. Los que me conocéis, sabéis perfectamente cual es mi opinión sobre la iglesia y sus "sa-cerdotes", así que entenderéis la indignación que me provoca ver opiniones de indivíduos como este Tomasi. Para mear y no echar gota.

El arzobispo Silvano Tomasi, representante permanente del Vaticano ante las Naciones Unidas, afirmó tras una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, que "no se debería hablar de pedofilia sino de homosexuales atraídos por adolescentes".

La iglesia católica está ocupada de la limpieza en su propia casa
"De todos los curas implicados en casos de este tipo", dijo Tomasi, "entre el 80% y el 90% pertenecen a la minoría sexual que practica la efebofilia, es decir, los que tienen relaciones con varones de los 11 años a los 17".

Las declaraciones se produjeron como respuesta a las acusaciones de que la Iglesia había encubierto las denuncias de abusos sexuales a menores durante una reunión del Consejo de Derechos Humanos la semana pasada, informa Daily Telegraph.

Tomasi continuó diciendo que el abuso infantil es algo común en otras iglesias, y que la iglesia católica estaba "ocupada de la limpieza en su propia casa", pero que el problema era más generalizado.

Otras iglesias afectadas

A este respecto citó la investigación publicada en el periódico Christian Science Monitor que sugiere que la mayoría de las congregaciones afectadas por acusaciones sexuales contra niños en EE UU fueron las iglesias protestantes, mientras y que el problema es también común en la comunidad judía.

Para el arzobispo, según "investigaciones disponibles", se estima que entre el 1,5% y el 5% del clero ha participado en abusos a menores. "Los niños son más propensos a sufrir abusos a manos de familiares, amigos de la familia o niñeras que de los clérigos", argumentó.

Tomasi respondió así a las críticas vertidas por un miembro de la Unión Internacional Humanista y Ética, Keith Porteous Wood, quien acusó a la Iglesia de tapar los abusos a menores y de violar varios artículos de la Convención de Derechos del Niño.

17 sept. 2009

Los caminos de la vida

Qué dificil es encontrar el camino a seguir en la vida.

Cuando somos crios, unos más y unos menos, tenemos la cabeza llena de ilusiones, mil proyectos, muchas opciones que escoger y, poco a poco, vas eligiendo unas y descartando otras. Eso supone que te equivoques a veces y que otras veces la jugada te salga bien.

El caso es que es complicado acertar siempre y tendemos a valorar postivamente sólo aquello que nos sale como queremos, tirando a la basura lo que no nos ha sido útil.
Yo creo que es una equivocación, puesto que todas esas experiencias son las que nos hacen ser como somos, las buenas y las malas.

Por eso en estos momentos, desde mi ventana, me acuerdo de las personas que estan en esa etapa de transición, a medio camino entre su vida pasada y su vida futura.
Esa gente, tan cercana a mi, que solo tiene claro lo de la vida pasada, porque la vida futura es una incognita. Gente que está luchando por cambiar el rumbo y encontrar el camino a un puerto mejor.

Recuerdo perfectamente los momentos de incertidumbre, de no saber qué va a ser de tu vida, de querer conseguir metas, pero no saber cómo alcanzarlas. Por eso os envío mi ánimo y toda la suerte del mundo para que consigáis lo que os proponéis.

Qué duras son unas oposiciones, qué duro es sufrir el desgaste diario, sin saber cómo va a salir todo. Será esta vez la buena? Será suficiente por fin? Conseguiré de una vez por todas ese resultado que me va a dar tanta tranquilidad? Ánimo, mucho ánimo!!!

Sea cuál sea el resultado, valorad siempre el esfuerzo que habéis hecho, eso tiene que permanecer en vosotros, tanto si aprobáis, como si no hay suerte. El desgaste, la tensión, los nervios, las dudas.. todo eso suma en vosotros, os enriquece como personas para afrontar los distintos retos de la vida. A pesar de que estas palabras no os sirvan de nada cuando no se aprueba, creedme que así es.

La vida está llena de rutas distintas, hay muchas opciones que seguir y es importante saberlo. No se acaba el mundo en ninguna de ellas, por mucho que deseemos alcanzar ciertas metas, es importante valorar que hay muchas otras por ahí perdidas, aunque no seamos capaces de verlas en un día de niebla. Ánimo con cada nuevo reto que os planteeis, ánimo para los que entran a trabajar en una nueva empresa, ánimo para los que deciden hacer un curso y formarse, ánimo para los que afrontan etapas de exámenes, ánimo para todos vosotros, al final seguro que espera la recompensa, sea del color que sea.

29 ago. 2009

Feliz cumpleaños


Tal y como te prometí, en este día tan especial, te dedico estas palabras.

A ti, por ser tú, por ser especial, por escucharme cuando lo necesito, por ser objetiva, por ser cercana, por ser comprensiva, por ser fiel, por ser crítica, por ser divertida, por ser, al fin y al cabo, una parte de mi mundo.

Es dificil que a lo largo de la vida vayan surgiendo personas en el camino que lleguen a formar una parte importante de tu universo, ya que eso se consigue a base de experiencias, con el tiempo, pasando por muchas situaciones y vivencias juntos, por eso es un handicap con respecto a la gente que traes desde tu niñez o adolescencia.

Sin embargo, afortunadamente, la vida a veces nos coloca en el camino nuevas personas, que se cuelan poco a poco en tu caminar, que poco a poco te van acompañando y cuando te das cuenta, forman parte de tu día a día.

A lo mejor es en el gimnasio, a lo mejor alguien que pasea el perro cuando tú lo haces, un nuevo vecino o un compañero de trabajo, el caso es que sin darte cuenta, tu círculo se amplía. Te das cuenta de que hay alguien más que te importa, que te importa tanto como para querer saber más de el o ella, para querer compartir cosas con esa persona, para hacerle o hacerla partícipe de tus inquietudes, de tus ilusiones, de tus preocupaciones, de los momentos buenos y de los menos buenos que te van pasando y, aunque a veces esto es temporal como las tormentas de verano, en otras ocasiones el anticiclón llega para quedarse.

Por eso estoy contento de haberte conocido, por eso hoy estoy dedicando estos minutos a escribir este post, porque tu eres un anticiclón que llegó a mi vida hace un tiempo y me has aportado muchos días de sol, y aunque llegaron días de tormenta acercaste tu paraguas y me cubriste, corriendo el riesgo de mojarte tú también. Por todo ello tengo que darte las gracias, por haberte cruzado en mi vida y darme tan buenos momentos.

Eres especial, muy especial. La gente que te rodea es afortunada y lo sabe. Yo me alegro enormemente de haberlo descubierto, ahora solo te falta a ti.

Suele pasar que las personas que son especiales, que dan mucho sin recibir nunca a cambio en la misma cantidad, que son muy importantes para otras, para quien menos importantes se sienten es para si mismas, por eso en esta entrada quiero recordártelo, para que no lo dudes. Tienes una persona a tu lado que te adora (sólo hay que verlo en sus ojos), tienes una familia para la cual eres una referencia, tienes unos amigos que giran la cabeza para mirarte mientras hablas, porque saben que todo lo que dices es importante, tienes a unos compañeros de trabajo que te añoran, porque dejaste un vacío muy grande y tienes a un servidor, completamente entregado a tu causa. Y todo ello lo tienes por ser como eres, clara, directa, sin dobleces, sin lados oscuros, tan solo tú, tal cual, que parece algo muy sencillo pero no lo es.... gracias por ser así.

Me gustaría verte más, poder dedicar horas a charlas interminables arreglando el mundo, con risas, cabreos, emociones, como cada vez que las hemos tenido, espero que pronto haya muchas más. Mientras tanto, en la distancia, desde mi ventana te envío un abrazo lleno de afecto, de cariño, de amistad, en esta fecha tan especial.

Gracias niña, gracias por tan buenos momentos. Lo que más deseo es que vayas relizando todos los sueños que te quedan por cumplir y que yo esté cerca para disfrutarlos.

4 ago. 2009

Amigos

Qué grande es la amistad, qué buenos momentos nos aporta, qué sensaciones nos produce...

Este fin de semana pasado se casó mi mejor y más grande amigo, mi hermano, la única persona que me ha acompañado en mi vida desde que éramos unos niños. Este evento reunió a muchas de las personas que han pasado por nuestras vidas, unos más cercanos y otros no tanto, pero la mayoría de ellos hemos vivido muchas cosas juntos.

Hoy en día, seguimos caminos distintos, pero el otro día los cruzamos una vez más, para unirnos en torno a esta gran persona. Y fue emotivo, fue bonito, fue sincero y nos acercó un poquito más, aunque sólo haya sido por esta vez.

Gracias Miguel, gracias por esos momentos, gracias por esas sensaciones, gracias por tocarnos la fibra unos instantes y provocar las miradas que provocaste entre nosotros. Gracias.

El homenaje que nos brindaron los novios fue de una sensibilidad brutal, cuando con las luces apagadas, todos miramos a la pantalla y de ella brotaron esas imagenes del pasado, imagenes que llevan muchas historias aparejadas, recuerdos de toda una vida, de toda una historia. De personas que ya no están a nuestro lado, de personas que ahora están lejos, de momentos en los que teníamos tantos y tantos sueños por cumplir, cada una de ellas nos encogió un poquito el corazón y provocó tantas y tantas lágrimas entre los que allí estábamos disfrutando de vuestra compañía. No pude evitar llorar de la manera en que lo hice, de manera desconsolada, totalmente roto.

Qué mágico fue el momento en el que se encendieron las luces y nos miramos a la cara, todos con los ojos brillantes por unas lágrimas de agradecimiento, de emoción, de nostalgia, puras, tremendamente puras. Gracias una vez más por esos momentos, nos hicistéis especiales en vuestro día más especial.

Lo del pasado sábado fue una cura de emociones, un renacer de sentimientos y un canto a nuestras vidas, mucho más necesarios de lo que cada uno de nosotros podíamos imaginar, y todo gracias a vosotros, gracias de nuevo.

Os deseo la misma felicidad que por un instante provocásteis en nosotros en esta tarde de agosto.

23 jul. 2009

Y ahora

Escúchame si estás ahí, quiero que sepas
que está canción nace de ti, por ser la dueña...
la dueña de mi inspiración, la que despierta en mi la voz,
dando sentido a todo lo que no lo tiene
me paro en este renglón, para decirte
que te quiero...

Escuchame si estás ahí, quiero que sepas
que sigo aquí, sintiendote con este miedo...
porque no aguantes y el corazón se te distraiga por momentos
y te olvides de mi...
que envidiosa la distancia, también quiso formar parte de lo nuestro.

Y ahora, que mi canción te toca, que tiembla de emoción,
que sus palabras vuelan como locas a extrañarte,
y ahora si vés cómo te lloran...
acuérdate de mi...
necesito tanto verte....

Escuchame si estás ahí, quiero que sepas
que no te olvido, que no hay distancia que nos detenga,
que a veces caigo en el recuerdo de tus manos con mis dedos
y me hace sonreir...
así me siento feliz dentro de esta tristeza


Y ahora, que mi canción te toca, que tiembla de emoción,
que sus palabras vuelan como locas a extrañarte,
y ahora si vés cómo te lloran...
acuérdate de mi...
necesito tanto verte....

No te preocupes mi vida, camina tranquila,
lo sé, no hace falta que lo digas, lo sé,
sí, lo sé, sí, lo sé....

Y ahora si vés cómo te lloran, acuérdate de mi...
necesito tanto verte....

5 jun. 2009

Tarde de viernes

Cómo me gustan las tardes de viernes... todo es más distendido, la gente tiene otro humor y parece que el mundo va a otra velocidad.

Es tiempo para conversaciones más auténticas, más relajadas, para tomarse un respiro después de finalizar la semana, lo que queda por delante es ocio y descanso, una perspectiva de dos días por delante para dejarse llevar. El sábado se va en un vuelo y el domingo... es agonizante, con el estilete sobre nuestras cabezas, amenazando con una nueva mañana de lunes, somnolienta y perezosa.

En estas tardes de viernes, en estas charlas más relajadas, aprecias todo con más detalle, son charlas en las que se mira más a los ojos, se escucha más a la otra persona y un café con un cigarro saben mucho mejor. Es en estos días cuando me doy cuenta de lo mucho que me gusta una buena charla, sin prisas, con contenido, dejando que el tiempo te atrape, intercambiando opiniones, puntos de vista, reflexiones, en definitiva, arreglando el mundo.

Creo que es cómo si en estas tardes todos dejásemos un poco de lado, nuestra parte individualista y nos sintiésemos más sociales, miembros de algo más allá de nuestras narices, eso me gusta, me atrae, une y eso gratifica, ya que uno se siente mejor.

A todo esto hay que sumarle algo significativo, el verano. Si una tarde de viernes me encanta, sumándolo a las noches de verano, con su olor tan especial, con ese calor en la piel, con el ambiente de las terrazas, realmente es algo que sana el espíritu. Me gusta que los lugares tengan vida, que las calles tengan gente y las terrazas estén llenas. Por eso me encantaba ir a Callao, a Gran Vía, o la puerta del Sol los viernes, por la vida que se respiraba en las calles, sin embargo, las noches de verano en Galicia tienen algo especial y es su olor, olor a naturaleza, a niñez, a vacaciones, a trasnochar, a los primeros amores, es algo especial, muy especial.

Sin duda estas primeras noches de calor de la primavera, son el momento que más me gusta de todo el año, porque al igual que los viernes con respecto al fin de semana, anticipan lo que está por llegar... el sonido de mar......... la piel cálida después de un día de playa........ su aroma después de acariciarlas de crema solar.....el fresco corriendo entre nuestros pies desnudos.......

Hoy es viernes y por unos instantes me he transportado a otro tiempo y he evocado sensaciones que empiezan a cobrar sentido en esta época del año, es algo que no cambia año a año y ojalá que siga siendo así.

Cómo diría ese personajillo tan especial, "ya huele a verano"

7 may. 2009

Sueños rotos

Aunque parezca que lo que voy a escribir son los lamentos que emanan del alma por ver el tiempo transcurrir, en este caso no se trata de eso. Son reflexiones profundas, quizás amargas, pero no suponen caer en la dejadez, en la rutina, en el darse por vencido. Al menos no lo son conscientemente.
Estoy en un momento en el que creo que puedo hablar con mayor perspectiva, hay un camino por delante, pero también hay un camino recorrido. En estos momentos, cuando la vida va pasando día a día, hora a hora, me doy cuenta de que ya no hay tantas cosas nuevas por descubrir, hay muchas, cierto, pero ya no tantas como había tiempo atrás.
Recuerdo con nostalgia aquellos atardeceres de viernes, cuando la gente se echaba a la calle, cuando todo parecía cobrar vida de golpe, como preparándose para el comienzo de algo, lo distintas que eran aquellas tardes de las del resto de la semana... En aquellas tardes, lejanas ya, había un mundo por construír, ibas sembrando las semillas de la planta de la vida y lo mejor, es que todo estaba por construír, no había límites, sólo los que uno se iba marcando.
No sabes qué va a ser de tu vida, pero esa incertidumbre tiene algo de mágico, de ilusionante y lo mejor de todo es que disfrutas andando el camino, porque no hay meta a la vista.
El tiempo va pasando, vas dejando atrás encrucijadas y escogiendo tu camino, tomando decisiones, obrando en consecuencia y claro, en ciertos casos ya no hay vuelta atrás. No vuelve a haber un día más en tu vida en el que tienes 20 años y quieres ser abogado, mientras preparas un examen de dcho. comunitario, mientras sueñas con defender delante de un jurado una causa penal, ahora hay muchas cosas que ya no vas a hacer. Seguro que todo el mundo pensaría que esta es una visión pesimista de la vida, yo no la escribo con esa intención, solamente constato que hay cosas que ya se que no voy a hacer, cosas que por los caminos que he escogido, no puedo ya llegar a conseguir. Lo asumo, sin duda. Quedan todavía muchas otras que sí podré lograr.
No obstante, viendo la vida pasar, reconozco que me duele, que tengo cierta sensación de pérdida, de no abarcar todo aquello que quisiera.
Intentas seguir el camino correcto, ser fiel a tí mismo y a pesar de todo, no siempre recoges el fruto que tan bien has sembrado, que tan bien has regado, que tan bien has mimado, simplemente no está.
No siempre recibes el mismo trato de los que te rodean, como el que tú das a los demás.
No siempre recibes la confianza que otorgas.
No siempre contagias la misma ilusión que tú sientes.
No siempre te quieren de la misma manera que tu quieres.
No siempre te aman, de la misma manera que tu lo haces.
Si veo hacia atrás, probablemente esta sea la persona en la que me quería convertir, fiel a si misma, con la cabeza alta, sincera, respetuosa, tolerante, objetiva, humilde, sin embargo, el mundo que me rodea no es acorde a todo esto. Quizás me centré demasiado en cómo quería ser como persona, en que tipo de ser humano quería convertirme, que no me dí cuenta de que también el entorno es importante.
Siento nostalgia, sí, de aquellos tiempos en los que estaba todo por hacer, de los miedos que se sentían al ver hacia el futuro, porque aquellos miedos me hacían sentir muy vivo, hacían que disfrutase de cada momento que estaba viviendo.
La felicidad no es la meta, sin duda la felicidad es el camino. El mío lo era, un camino lleno de obstáculos, pero nítido. Lo disfrutaba muchísimo, porque no se había muerto ninguna de las plantas que estaba regando, todas iban creciendo, unas mejor otras peor, pero todas iban creciendo. Ahora se me ha muerto alguna, ¡Quien mucho abarca...!
Se me han escapado de las manos algunas de las cosas más importantes que tenía, unas más tangibles y otras más etéreas, cosas reales y sensaciones, dá igual, el caso es que algunas de esas plantas han desaparecido del jardín. Y parece muy dificil sembrar otra vez, porque hay ciertas cosas que sólo tienen razón de ser en un momento de la vida. Sólo hay un primer amor, sólo hay un primer beso, sólo hay un primer concierto, sólo hay una primera impresión....
Dentro de 10 años (espero que haya muchos años más), tendré más perspectiva que la que tengo ahora y seguro que valoro las cosas de forma distinta, pero hoy, con la claridad de la madrugada, tal y como siempre me gustó reflexionar, veo que la realidad que me toca vivir en este momento no me gusta, no la quiero, no me gusta renunciar a nada y me veo obligado a hacerlo.
Hay personas a las que tengo que dejar pasar, que sigan su camino, hay cosas que sé que jamás seré, hay cosas que sé que jamás conseguiré.... y no me gusta que se me rompan los sueños.

10 mar. 2009

ONCE


"Los presupuestos millonarios no hacen el cine.

Los efectos especiales no hacen el cine.

Los guiones brillantes no hacen el cine.

Los montajes perfectos no hacen el cine.

La fotografía exquisita no hace el cine.

El cine, el buen cine, tiene que llegar al corazón, tiene que cambiarte después de verlo, tiene que aportarte algo en tu formación como persona (como todo lo que sea arte: literatura, pintura...)"

El domingo por la noche, jornada de descanso en espera de comenzar la semana, decidí ver una película que me habían recomendado y vaya!, menudo descubrimiento. Acabé rendido a su belleza, a su sensibilidad, a su forma de introducirte en la piel de los personajes, a su simplicidad tan absoluta pero tan dificil de lograr. Acabé enamorado de sus personajes, de su historia, de sus canciones, todo un regalo para los sentidos.

Sin duda recomiendo que en esos momentos cotidianos en que nuestra vida parece pasar, sin que pase nada, nos sentemos y disfrutemos de esta hora y media frente a la tele. Será una de las mejores inversiones que podamos hacer en nosotros mismos. Yo me sentí diferente cuando acabé de verla, me tocó una fibra dentro que provocó en mi un torrente de sensaciones. Sólo puedo decir gracias, gracias a quien creo tan conmovedora historia.

"Once" es un musical, pero no un musical al uso, sino una historia en dónde las canciones, con su fuerza, con su manera de formar parte de la historia, con esa forma de transmitir emociones, son un elemento imprescindible. Es increíble como te atrapan, no sólo por su belleza, sino por su mensaje y por como están plasmadas. La escena dónde Markéta Irglová camina a su casa, desde la tienda, mientras canta "I want you", es simplemente sublime.

Hay tantos y tantos matices en cada fotograma que hacen de esta obra, algo delicioso. Un musical, sí, pero al fin y al cabo una historia de amor, no del amor de película que tantas veces nos ofrecen, sino del verdadero, del que te atrapa sin darte cuenta, del que llega sin avisar, del que nos puede pasar a todos, con sus facilidades y sus complicaciones, del que te hace flotar cuando lo vives pero te desgarra el alma cuando te lo arrebatan.

Os la recomiendo, sin duda, merece tanto la pena, que mientras escribo sobre ella, estoy deseando volver a verla.

5 mar. 2009

Abriendo mi ventana

Esta es la primera entrada, abro la ventana y deben empezar a salir letras, palabras, frases, pensamientos, reflexiones... espero ser constante y dar sentido al nombre del blog. A todos aquellos que por aquí pasen, bienvenidos, no busco gustar, simplemente plasmar las cosas que pasan por mi cabeza, con mayor o menor frecuencia.