14 feb. 2012

Amor (II)

Hoy es el día de San Valentín y no voy a contar aquí los logros y miserias del pobre Valentín, para que le hayan hecho representante de todos los enamorados.

El amor es como es. Mueve montañas, cambia destinos, impulsa decisiones y también acaba con muchos sueños... tiene todo lo bueno y todo lo malo, llega sin esperarlo y se puede ir sin avisar.

Tengo un hermano de 17 años... y claro, tiene novia. Hace unas semanas se acabó el mundo, lo dejaron. Lo dejaron por una tontería y de hecho, ya han vuelto, pero en esos días de separación, pensaron que el mundo se había acabado y no había consuelo. Y así fue... hasta que volvieron.

Hablando con él, me di cuenta de lo absurdo y ridículo que es ponerle argumento a la vida, cuando se trata de amor, cuando se trata de sensaciones, porque no hay explicaciones lo suficientemente coherentes para dar sentido a una ruptura. No hay consuelo.

A todos nos ha pasado, en mayor o menor medida. Todos hemos vivido algun enamoramiento y algún desenamoramiento. Seguro que alguien nos rompió el corazón en alguna ocasión....y la vida sigue, al día siguiente, casi con toda probabilidad... volverá a amanecer.

El amor es bonito y cruel. No es proporcional a la confianza que ponemos en él y tampoco nos vuelve en la misma intensidad que lo damos. Nos encuentra cuando no lo buscamos y desaparece cuándo menos lo esperamos. Mueve el mundo, cambia vidas, nos domina por completo.

Feliz día de San Valentín.

Pinchando Aquí se puede leer lo que escribí hace un año de este mismo tema


Sólamente tú (Pablo Alborán)

Regálame tu risa,
enseñame a sonar
con solo una caricia
me pierdo en este mar
Regálame tu estrella,
la que ilumina esta noche
llena de paz y de armonía,
y te entregaré mi vida

Haces que mi cielo

vuelva a tener ese azul,
pintas de colores
mis mañanas solo tú
navego entre las olas de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
haces que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú..

Enseña tus heridas y así la curará

que sepa el mundo entero
que tu voz guarda un secreto
no menciones tu nombre que en el firmamento
se mueren de celos
tus ojos son destellos
tu garganta es un misterio

Haces que mi cielo

vuelva a tener ese azul,
pintas de colores
mis mañanas solo tú
navego entre las olas de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
haces que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
haces que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú..

No menciones tu nombre que en el firmamento

se mueren de celos
tus ojos son destellos
tu garganta es un misterio

Hace que mi cielo

vuelva a tener ese azul,
tintas de colores
mi mañana solo tú
navego entre la sola de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
hace que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú..



1 feb. 2012

Las canciones de tu vida (I)

Inauguro esta tarde una nueva sección, siguiendo la estela de nuestro compañero blogger JL, en su entretenida "Versiones imposibles". La mía será "Las canciones de tu vida" y aquí irán apareciendo canciones que en algún momento me han marcado o me han acompañado.

Acabo de descubrir que Sergio Dalma versiona a Marco Massini en su útimo disco y de golpe me he trasladado al verano del 95 (qué gran verano). Una canción me acompañó en esa etapa de primeros amores y sobre todo desamores y esta tarde se ha vuelto a presentar delante de mi, en otra voz, pero ha provocado que busque la original y me deslice hacia atrás a lo largo de los años.

Gran letra, increíble voz, inolvidable verano, amores perdidos, recuerdos adolescentes...


Te enamorarás aunque no de mi
tú estarás allí y sucederá lo sé, así.
De la libertad y de la amistad 
sé que pasarás, cuando te enamores, ya...verás.

Puedo verlo sin creerlo, como un poster de james dean
siento miedo sin tenerlo, escondido en mi blue-jean.
Es tan grande como el cielo es tan fuerte como un dios,
el amor más verdadero, el amor que no soy yo.

Te enamorarás de un bastardo que
te dirá mentiras y te reirás de mí…
¿Quién te defenderá del miedo de la noche
y de esta vida que no da más que reproches?

Te enamorarás, lo sé, pero no de mí 
con profundidad, como nunca imaginé de ti…

Ya te veo con tus llantos cuando allí te falte yo,
lavas, planchas, friegas platos y la vida dice no.
Un retraso de seis días, sin saber ni como fue
me verás en tu recuerdo tú que pasas hoy de mí.

Te enamorarás (de mí) pero no estaré (allí) 
te enamorarás y será muy tarde ya
y el cielo llorará, le faltará una estrella,
¡vete con tu felicidad!, eres tan bella...