24 feb. 2010

Virus

Parece que hay un virus, una epidemia o algo así y no se trata de la gripe A, sino de las rupturas de parejas. Además, supongo que será por la edad... en la mayoría de los casos se trata de parejas que llevan bastantes años.

En los últimos meses conozco un montón de casos y algunos de ellos son realmente sorprendentes, algo que no te esperas.

Los motivos son muy variopintos, aunque está claro que las razones reales quienes mejor las conocen son los actores principales y todas las divagaciones posteriores, no dejan de ser meras conjeturas.

El caso es que según mi opinión, hoy en día somos más inconformistas, huímos de acomodarnos en una situación que no nos gusta y como consecuencia, cuando nuestras relaciones comienzan a dejar de ser como lo eran tiempo atrás, pues uno nota ese picorcillo del virus y ... hay muy pocas medicinas para tratarlo.

Ayer hablaba con mi amiga P. sobre esto y nuestras opiniones eran distintas. Ella lo achacaba a la falta de compromiso para asumir responsabilidades, pero yo no estoy de acuerdo, no siempre se trata de eso. Cada persona es un mundo y cada uno siente las cosas como las siente. El factor común que veo en estos casos es el desencanto, la falta de ilusiones o directamente la desilusión por sentir que aquello que querías para ti, no es igual a como lo imaginaste y aunque intentes cambiarlo, no puedes luchar contra ello.

Soy una persona a la que no le gustan los extremos y yo creo que entre el "aguantar el chaparrón" echen lo que te echen y "romper con todo" a la mínima duda de que esto no va por buen camino, tiene que haber un término medio. Ese término medio es la lucha por una relación, intentar corregir aquellas cosas que se han ido desviando con el paso del tiempo, con todas tus fuerzas, no derrotarse a las primeras de cambio. Creo que una vez que has luchado honestamente, que lo has intentado (evidentemente las dos partes), que has dado o recibido segundas o terceras oportunidades, que has rebuscado dentro de los sentimientos que llevas dentro, que no te has rendido en una tarde de tormenta, podrás dormir con la conciencia tranquila, sabiendo que has luchado por aquello que un día te hizo feliz. Eso es lo justo, lo que tendría que hacer cada uno, por respeto a su pareja y por respeto a si mismo.

Cuando tú luchas por algo, cuando lo intentas con sinceridad, esforzándote en el empeño y las cosas no acaban por funcionar, sólo cabe asumir la derrota, pero con serenidad, sabiendo que lo has dado todo y que no ha podido ser. Eso es mucho mejor que pensar en que no se hizo lo suficiente y a pesar de todo... eso no significa que deje de doler.

Desde aquí doy mi ánimo a todos aquellos que estén pasando por algo así, ya se consideren víctimas o culpables, en el fondo todos pierden, aunque en un futuro todos puedan volver a ganar.

Por lo que he leído en la prensa, todavía no hay vacuna para este virus, así que aquellos que todavía no han padecido la enfermedad, que se anden con ojo. Yo ya la he sufrido así que espero que eso me haya inmunizado para el futuro, aunque sé con seguridad, que uno nunca se inmuniza de estas cosas y como me ha dicho alguien estos días "quien no arriesga, no gana" y eso es lo que nos demuestra que estamos vivos, si no sufriésemos y no nos hiciesen daño estas cosas... estaríamos muertos (Luis Fonsi dixit)

16 feb. 2010

Conciertos

El año 2009 fue para mi el año de los conciertos. Por fin cumplí uno de mis viejos deseos y pude ver a U2 en directo (diossssssssssssss miooooooooooo), creo que se cumplieron todas las expectativas e incluso se superaron, nunca lo olvidaré.
Soy muy poco mitómano, realmente me la trae floja encontrarme por la calle con cualquier famoso, aunque sea un premio nobel, sin embargo Bono & company… son otra cosa.

La tarde calurosa del Barcelona, la preciosa noche con una brisa mediterránea en el Camp Nou, los primeros acordes de The Edge, la excitación de la gente, la locura transitoria del que escribe… cómo poder olvidarlo?

Es increíble cómo la música puede transportarte a momentos y lugares de otra época. Ahora mismo si suena alguna canción de aquella maravillosa noche de Junio, me traslado inmediatamente allí y revivo muchas de las sensaciones que se metieron dentro de mi piel ((“I’ve got you) under my skin” que cantaba hace unos años Bono con Sinatra).

Es cierto que objetivamente es un show, un espectáculo para los sentidos, pero no sólo es lo visual o lo sonoro, sino lo que te transmite ese aura de ocasión especial, de esas que recuerdas pasadas los años y que desgraciadamente no son muchas en la vida.

Una vez de vuelta al día a día, uno piensa que difícilmente volverá a maravillarse con algo similar, puesto que lo especial que tienen las primeras veces, es justo eso, que son primeras veces. Es probable que cuando vuelva a verlos, haya un mejor sonido, o el escenario sea todavía más espectacular (ni de coña), o canten alguna canción que no incluyeron en la maravillosa noche de Barcelona, pero… nunca volverá a ser la primera vez…


Sin embargo… casi por casualidad, por sorpresa, inesperadamente viví una noche mágica tan solo un mes y medio después. Lo cierto es que fue muy inesperado, porque no entraba en mis planes ir, fue sorprendente, porque me enganchó desde el minuto 1 y fue mágico, porque el entorno, la gente y la noche gallega contribuyeron a ello… en agosto fui a ver a Bruce y… sólo puedo decir “viva la madre que lo parió”.
3 horas y cuarto de concierto, encantador, cercano, conectando con el público, con su banda dando lo mejor de si mismos… un éxtasis total… a mí que Bruce hasta ese momento, ni fu, ni fa. Ahora soy un fan, sin duda, estoy descubriendo su discografía y sólo me “jode” no haberlo hecho antes.

Además de estos dos increíbles espectáculos, tuve la fortuna de ver en Vigo a Keane y no me defraudaron. El entorno acompañaba, ya que un concierto en Castrelos en una noche de verano no puede dejar indiferente a nadie.

Cómo fue el año de los conciertos, hubo más. No recuerdo si fue en abril o en mayo, fui a ver a Manolo García y otro éxtasis colectivo, vaya fenómeno! No paró en todo el concierto de saltar y bailar y claro, nosotros con él. Para completar la faena y para asombro de todos, bajó a la pista y se mezcló con la gente, espectacular.



Incluso el azar provocó que estando en Valencia pasase por delante de un concierto de Chenoa (al lado de los otros…mejor no hacer comparaciones) y la chica en directo canta muy bien, todo hay que decirlo.

2009 ha sido mi año de los conciertos, a pesar de quedarse en el tintero Coldplay (creo que no me perdí nada, porque por lo visto el sonido fue malísimo) e incluso Madonna, pero bueno hay que dejar algo para este 2010 que está empezando…

10 feb. 2010

Cumpleaños

Reconozco que tengo esto un poco dejado, lo sé y asumo la culpa...a pesar de haberme currado una nueva decoración, de dejarle mucho más vistoso y ser uno de mis propósitos para el 2010... al final UN DESASTRE.

Lo peor es que tengo un post escrito, al que quiero añadir unas fotos y unos vídeos y otro en mente, sin embargo, nada, no sé de dónde sacar el tiempo y mira que me fastidia.

Para los que me conocen, saben que me he mudado y es un trastorno, incluído el traslado del ADSL, para los que no, ahora ya saben cual es uno de los motivos de mi ausencia.

El caso es que hoy es mi cumple y me dije a mi mismo que me gustaría escribir algo aquí para que quede constancia de mi estado de ánimo este día.

Hace un año se me hizo el día cuesta arriba, más de lo que podía haber imaginado, los 30 cayeron como una losa y acabé el día con el ánimo por los suelos. Afortunadamente hoy no es así, la verdad es que me da igual 30 que 31 y además la situación es totalmente diferente en mi vida.

Me han regalado una púa personalizada para mi guitarra, un libro con acordes de canciones de U2 y una cartera de bolsillo super mona... de momento, porque alguna cosilla más seguro que caerá, con lo cual, el día está yendo bastante bien, más que por los regalos, por el cariño que me muestra tanta gente que me aprecia. Pero el mejor regalo, sin duda, es que las cosas son distintas a hace un año, muy distintas.

Hace un año un extraño personaje sombrío, triste, apesadumbrado y pesimista, se había apoderado de mi y afortunadamente hoy ya no está, se ha ido dejando paso de nuevo a la persona que había tiempo atrás. Las cosas podrían ir mejor, está claro, sigue habiendo grandes silencios y vacíos en mi vida, la nostalgia sigue haciendo daño a veces, pero al menos no soy aquella persona a la le costaba apreciar cada amanecer, eso es un gran paso.

Y ahora sí, espero retomar la actividad bloguera, porque ya tengo una nueva ventana, más bien un gran ventanal y tengo que contaros qué es lo que se puede apreciar apoyado en el marco y observando el nuevo paisaje.