28 ene. 2013

Seis meses después...

Seis meses, nada más y nada menos que seis meses....

Más de tres, de esos seis, he estado de baja. Allá por el 13 de octubre, jugando un partido de fútbol, un psicópata me hizo una entrada criminal y me rompí la clavícula... y eso duele.

Un mes inmovilizado (vaya coñazo), dependiendo de que esa gente que te quiere y está en tu vida, te cuide. Porque lo necesitas, no puedes ducharte solo, no puedes hacer la comida, no puedes conducir, no puedes vestirte...y entonces es cuando aparecen para ayudarte y recordarte lo poco que te gusta depender de los demás...Uno que va de autosuficiente por la vida y de golpe y porrazo, nunca mejor dicho, se ve abocado a depender de los demás. Si no quieres caldo....

Ha sido un tiempo de oxigenación, de reciclaje mental. Tiempo para pensar, para leer, para ver películas y todas esas series que están pendientes, para darle al vicio de la Xbox y para aburrirse de cada una de esas cosas. Pero me ha venido bien la desconexión, me hacía falta.

Intentaré volver, escribir de nuevo aquí, con mayor o menos frecuencia, pero no dejar esto abandonado como lo estuvo el último año. A veces costará más y otras menos, pero ahora me siento con más ganas, renovado, con más ideas y menos quemado de lo que venía estando. Me gustaría cambiar el aspecto del blog, compartir fotos de las que he ido haciendo en los últimos tiempos, contar más de mi de lo que solía, no sé...todo se andará.

Así que nada, para aquellos que aún pasáis por aquí de vez en cuando, he vuelto.

(La foto no es de la mía....es cogida de internet)